Salsa Holandesa Rápida e Infalible | Paula's Apron

Te puedes pensar que la salsa holandesa, la clásica de los huevos benedict, es difícil de hacer en casa y nada más lejos de la realidad. La receta base es una emulsión de yemas de huevo, zumo de limón y mantequilla y te voy a enseñar como la hago yo de una forma rápida y que nunca me falla. En serio que esta versión es una salsa holandesa rápida e infalible.

Nota: la receta completa, incluidas las cantidades de los ingredientes, se puede encontrar en la parte inferior de esta página. Simplemente ve hacia abajo o haz clic en el botón «Salta a la Receta» que encontrarás arriba del todo de esta publicación.

Cómo hacer salsa holandesa en casa es más fácil y rápido de lo que te puedes pensar. Solo necesitas 3 ingredientes (y sal) y 4 pasos para obtener una salsa deliciosa y cremosa perfecta para acompañar huevos, verduras y tubérculos o pescado. Esta salsa holandesa rápida e infalible te va a enamorar. | Receta de Paula's Apron

La salsa holandesa, como mi falsa salsa césar, el aliño de tahini y ajo asado o la salsa verde multiusos, es una de esas salsas que puedes comer de mil formas y variar un plato o hacerlo más interesante simplemente por acompañarlo con ella. Es la salsa de los huevos benedict, de los huevos a la royale o la tradicional de los huevos a la florentina (vamos, que es perfecta para huevos escalfados), pero va genial con verduras en general, ya sean asadas o al vapor por ejemplo, o con pescado blanco por ejemplo.

Huevo escalfado con espárragos y salsa holandesa fácil sobre una tostada. El huevo escalfado está cortado y la yema líquida se mezcla con la salsa holandesa. | Receta de Paula's Apron

¿Qué Es La Salsa Holandesa?

La salsa holandesa es una emulsión hecha con mantequilla derretida y clarificada, yemas de huevo y zumo de limón, aunque puedes ver que a veces se usa mantequilla sin clarificar o vinagre en lugar de zumo de limón. Es una de las cinco salsas madre de la cocina francesa clásica y se caracteriza por su textura suave y cremosa, similar a una mayonesa. Se suele servir caliente y preferiblemente al momento ya que no es una emulsión muy estable (se separa fácilmente si la recalentamos).

Hay diferentes formas de hacerla siendo la tradicional con varillas de mano al baño María (te la voy a explicar también), pero con batidoras de mano o de pie, hoy en día podemos encontrar formas más rápidas y fáciles de hacerla como la alternativa que te voy a dejar hoy.

Cómo hacer salsa holandesa en casa es más fácil y rápido de lo que te puedes pensar. Solo necesitas 3 ingredientes (y sal) y 4 pasos para obtener una salsa deliciosa y cremosa perfecta para acompañar huevos, verduras y tubérculos o pescado. Esta salsa holandesa rápida e infalible te va a enamorar. | Receta de Paula's Apron

Diferencias entre la Salsa Holandesa y La Mayonesa

La principal diferencia es que la salsa holandesa se hace con mantequilla y la mayonesa con aceite vegetal (de oliva o de girasol por ejemplo). Además, la salsa holandesa suele tener un punto ligeramente más ácido que la mayonesa. Por otro lado, la primera se suele servir caliente mientras que la segunda fría.

Huevo escalfado con espárragos y salsa holandesa fácil sobre una tostada. | Receta de Paula's Apron

Notas sobre Los Ingredientes para Esta Receta de Salsa Holandesa Fácil y Rápida

Al final de todo tienes la receta detallada con las cantidades, pero aquí te dejo algunas notas sobre los ingredientes e ideas de sustitución.

  • Huevo: se usa solo la yema (la clara puedes congelarla para otros usos como un merengue o bien usarla para alargar huevos revueltos o tortillas). Esta actúa como emulsionante gracias a contener lecitina, que ayuda a unir los ingredientes grasos (como la mantequilla) con los líquidos (como el jugo de limón), creando una mezcla suave y más estable.
  • Limón: vamos a usar su zumo. Este aporta sabor, acidez que balancea el componente graso de la salsa y además el ácido también ayuda a estabilizar la emulsión. Si no interesa el sabor a limón, se puede sustituir por vinagre, preferiblemente uno blanco.
  • Mantequilla: que sea sin sal. Aporta la untuosidad distintiva de la salsa holandesa. Como es el ingrediente principal, como mejor sea su calidad, mejor sabor tendrá la salsa. No dudes en usar ghee si lo encuentras fácilmente, ya que la vamos a clarificar.
  • Sazonadores y aromáticos: como siempre, sal no puede faltar, pero además puedes jugar con otros sazonadores o aromáticos. Verás que yo por ejemplo le añado mostaza de dijon, pero puedes usar cualquier tipo mostaza de mostaza. Otras ideas serían especias como pimentón o cualquier tipo de pimienta, curry para un toque exótico, cúrcuma para encima darle color, hierbas secas o frescas bien picadas, salsas picantes como sriracha, harissa o tabasco. A ser creativo :).
Ingredientes para hacer Salsa Holandesa Rápida y Fácil: huevos, mantequilla, limón y sal más condimentos al gusto (yo uso mostaza).

Con Qué Usar La Salsa Holandesa

La salsa holandesa es una adición deliciosa y versátil a una variedad de platos, desde desayunos hasta cenas. Su sabor cremoso y suave complementa una amplia gama de ingredientes, convirtiéndola en un condimento popular en la cocina gourmet y que encima podemos hacer fácilmente en casa. Es ideal para acompañar pescados blancos, como no para napar huevos escalfados, o para usar como dip o base para muchos tipos verduras. A continuación te dejo algunas ideas donde la salsa holandesa queda increíble.

  • Huevos: esta es la combinación más famosa, servida con huevo escalfado ya sea en unos huevos benedict, royale o a la florentina.
  • Verduras y Tubérculos: ya sean verduras salteadas, asadas o al vapor, como los espárragos (verdes y blancos), coliflor, brócoli, bimi, col, alcachofas, puerro o chirivía, o crudas como la zanahoria o los rábanos por ejemplo, la salsa holandesa queda increíble para dipear o como base para el plato. Con patatas queda increíble, asadas hervidas o al vapor (fritas creo que sería demasiado graso en boca todo junto).
  • Pescados: va genial para acompañar pescado blanco, como la dorada, lubina o merluza, hechos a la plancha o al horno.
  • Bocadillos: como salsa cremosa para dar untuosidad al relleno podría ir genial (de la misma forma en la que se suele usar la mayonesa).
Virtiendo salsa holandesa sobre un huevo escalfado que a su vez está sobre una tostada con espárragos trigueros salteados. | Receta de Paula's Apron

Cómo Conservar Esta Salsa Holandesa Rápida

Es mejor consumir la salsa holandesa al momento, ya que no es una emulsión muy estable, por lo que con el tiempo va a perder su textura. Si por un casual te sobrase, puedes conservarla en la nevera durante máximo 2 días, en un recipiente hermético.

Para volverla a usar, vamos a calentar la salsa al baño María: pon un poco de agua en un cazo y caliéntala a fuego lento. Coloca encima un bol (metálico o de vidrio), el fondo no debe tocar el agua, y coloca en él la salsa holandesa. Remueve constantemente para redistribuir el calor y si hace falta ve sacando el bol de encima del cazo y volviéndolo a poner encima para que la salsa no se caliente demasiado rápido, ya que una temperatura excesiva podría cortar la salsa. En la foto de debajo puedes ver la consistencia de la salsa holandesa recuperada al día siguiente para enseñároslo.

Cómo hacer salsa holandesa en casa es más fácil y rápido de lo que te puedes pensar. Solo necesitas 3 ingredientes (y sal) y 4 pasos para obtener una salsa deliciosa y cremosa perfecta para acompañar huevos, verduras y tubérculos o pescado. Esta salsa holandesa rápida e infalible te va a enamorar. | Receta de Paula's Apron

Algunas Preguntas Frecuentes

Me ha quedado muy espesa, ¿tiene arreglo?

Si al terminar de emulsionar la salsa ves que te ha quedado una salsa holandesa espesa o bien si ves que con el tiempo se ha espesado, puedes ajustar la consistencia añadiendo un poquito de agua tibia o de zumo de limón batiendo enérgicamente hasta que la salsa vuelva a tener la textura deseada. Ten en cuenta que el zumo de limón le va a añadir sabor, por lo que si esto no te interesa, ajusta la consistencia con agua.

Se me ha cortado ¿qué hago?

Si la salsa se corta (como que se separa), podemos intentar solucionarlo añadiendo una o dos cucharadas de agua caliente y batiendo vigorosamente para reintegrar la emulsión.

¿Por qué no clarificas la mantequilla al uso?

Porque encuentro que cuando se vierte la mantequilla en forma de hilo y lentamente, esta ya queda clarificada «automáticamente»: se vierte la parte clara de la mantequilla que tiene menos densidad y en el fondo del cazo quedan los sólidos lácteos. Además, no pasa nada si los sólidos lácteos caen a la emulsión, te quedará una salsa estupenda igualmente.

Mantequilla derretida con sólidos lácteos

Ideas Donde Usar La Salsa

Cómo hacer salsa holandesa en casa es más fácil y rápido de lo que te puedes pensar. Solo necesitas 3 ingredientes (y sal) y 4 pasos para obtener una salsa deliciosa y cremosa perfecta para acompañar huevos, verduras y tubérculos o pescado. Esta salsa holandesa rápida e infalible te va a enamorar. | Receta de Paula's Apron

Vídeo Receta

La receta detallada en formato imprimible la tienes justo debajo.

Si haces esta receta de Salsa Holandesa Rápida e Infalible, deja un comentario y una valoración para que sepa qué te ha parecido. ¡Tu opinión vale millones! Ah, y no te olvides de etiquetarme en Instagram, me encantaría ver tus creaciones. ¡A cocinar!

Huevo escalfado con espárragos y salsa holandesa fácil sobre una tostada. | Receta de Paula's Apron
5 de 4 votos

Salsa Holandesa Rápida e Infalible

Cómo hacer salsa holandesa en casa es más fácil y rápido de lo que te puedes pensar. Solo necesitas 3 ingredientes (y sal) y 4 pasos para obtener una salsa deliciosa y cremosa perfecta para acompañar huevos, verduras y tubérculos o pescado.
Imprimir Receta Pin Receta Valora
Tiempo de Preparación5 minutos
Tiempo de Cocción5 minutos
Tiempo Total10 minutos
Sirve: 2 – 4 personas
Autor: Paula

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 2-4 cdas de zumo de limón - ten a mano de 2 a 3 limones. Puedes sustituirlo o combinarlo con algún vinagre blanco.
  • 1 cdta de mostaza - es opcional y/o puedes añadir otros condimentos como especias, salsas picantes o hierbas aromáticas por ejemplo.
  • 175 g de mantequilla - sin sal. Ver notas.
  • 1/2 cdta de sal

Instrucciones

  • Derrite la mantequilla en un cazo a fuego medio. Mientras, aprovecha para separar las yemas de las claras (las claras puedes congelarlas para más adelante o usarlas para "alargar" tortillas). Retira del fuego y reserva.

Método 1 (batidora de vaso. Este es el método al que recurro casi siempre y para mi el más fácil, rápido e infalible).

  • En el vaso de la batidora añade las yemas, 2 cucharadas de zumo de limón y, si la usas, la mostaza (si usas otros condimentos y son líquidos, como una salsa picante, añádelos en este punto). Tritura unos segundos para mezclar bien ambos ingredientes (si usas más cantidad, bate hasta que los huevos cojan volumen y blanqueen).
  • Con la batidora en marcha, ve añadiendo la mantequilla en forma de hilo, lentamente y sin prisa. Verás que lo que cae es la parte grasa de la mantequilla (la parte "clara", por eso lo de mantequilla clarificada) y que en el fondo del cazo queda la parte de sólidos lácteos de la mantequilla. Cuando hayas añadido la parte líquida, la mezcla ya habrá emulsionado y puedes parar de batir. Importante, la mantequilla debe estar caliente para que la emulsión se mantenga, pero no hirviendo.

Método 2 (varillas eléctricas)

  • En un bol, añade las yemas de huevo, 2 cucharadas de zumo de limón y, si la usas, la mostaza (si usas otros condimentos y son líquidos, como una salsa picante, añádelos en este punto). Bate hasta que los huevos cojan volumen y blanqueen (puedes hacerlo con varillas eléctricas de mano o en una batidora de pie).
  • Sin dejar de batir, ve añadiendo la mantequilla en forma de hilo, lentamente y sin prisa. Verás que lo que cae es la parte grasa de la mantequilla (la parte "clara", por eso lo de mantequilla clarificada) y que en el fondo del cazo queda la parte de sólidos lácteos de la mantequilla. Cuando hayas añadido la parte líquida, la mezcla ya habrá emulsionado y puedes parar de batir. Importante, la mantequilla debe estar caliente para que la emulsión se mantenga, pero no hirviendo.

Método 3 (el tradicional)

  • Vamos a hacer la salsa al baño María. Calienta agua en un cazo hasta que hierva y pon un bol encima sin que el fondo toque el agua.
  • Añade las yemas y 2 cucharadas de zumo de limón al bol. Con unas varillas de mano, bate la mezcla hasta que las yemas blanqueen y hayan cogido volumen. Al levantar las varillas, la mezcla tendría que caer como una cinta. Si ves que la mezcla se calienta demasiado y aún no han montado las yemas, retira el bol del fuego y continúa batiendo fuera. Ve jugando con ponerla encima y sacándola de encima del cazo, esto es para que no se cuajen las yemas.
  • Sin dejar de batir, añade la mantequilla en forma de hilo y lentamente para emulsionar la salsa. Si ves que la mezcla se calienta demasiado y aún no has vertido toda la mantequilla, retira el bol del fuego y añade la mantequilla sin dejar de batir. Devuélvela al fuego y así sucesivamente hasta terminar con la mantequilla. Verás que lo que cae es la parte grasa de la mantequilla (la parte "clara", por eso lo de mantequilla clarificada) y que en el fondo del cazo queda la parte de sólidos lácteos de la mantequilla. Importante, la mantequilla debe estar caliente para que la emulsión se mantenga, pero no hirviendo.

Para Terminar

  • Vierte la salsa en un bol y añade la sal. Si usas condimentos como especias o hierbas secas las puedes añadir en este punto (y si usas líquidas y no las has añadido antes también), mezclando muy bien. Si te ha quedado una salsa muy espesa, puedes ajustar la consistencia añadiendo más zumo de limón o agua tibia si no quieres intensificar el sabor a limón.
  • Utiliza la salsa inmediatamente ya que no es una emulsión muy estable. Si necesitas mantenerla caliente durante algunos minutos (pero poco rato), puedes conservarla en un termo o en un bol encima de un cazo con agua caliente sin que el bol toque directamente al agua (fuera del fuego). ¡A disfrutar!

Notas

  • Las cucharadas (cdas) y cucharaditas (cdtas) son de las cucharas medidoras estándar (1 cda = 15 ml y 1 cdta = 5 ml).
  • Mantequilla: la mantequilla para la salsa holandesa es tradicional y clásicamente mantequilla clarificada, por lo que puedes usar ghee si tienes. Yo parto de mantequilla porque es lo que solemos encontrar todos fácilmente y mientras se derrite no me preocupo en sacar los sólidos lácteos (la espuma blanca que va saliendo), porque al final quedan depositados al fondo y si cae algo a la emulsión no pasa nada.
  • Aquí tienes la guía para hacer huevos escalfados: https://paulasapron.com/como-hacer-huevos-escalfados-perfectos-siempre/

¿Has hecho la receta?

Dime, ¡¿qué te ha parecido?! Deja un comentario a continuación y etiqueta @paulasapron en Instagram y/o usa el hashtag #paulasapron.

5 from 4 votes (3 ratings without comment)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puntuación de la Receta




Únete a la Conversación

  1. 100% descuerdo contigo, es infalible! Gracias por compartir estas recetas 🙂5 stars

    1. Paula Author says:

      ¡Millones de gracias por hacerla Albert! 🙂

Close
Have Fun & Cook with Paula's Apron
© Paula's Apron 2023. All rights reserved.
Close