Alitas de Pollo Crujientes al Horno. ¡¡Sin Frituras!!

1.7K

¡Hoy vamos con una de Alitas de Pollo Crujientes al Horno adictivas! Llevan una cobertura de ajo y pimentón que es, literal, para chuparse los dedos y van acompañadas de un dip de yogur que balancea todos los sabores. Quedan crujientitas por fuera y tiernas por dentro sin necesidad de fritura, lo que las hace una tapa, aperitivo o segundo de vicio que no podrá faltar en tu repertorio porqué… ¿A quien no le gustan unas buenas alitas?

Alitas de pollo crujientes al horno adictivas. Llevan un aliño de ajo y pimentón que es, literal, para chuparse los dedos y van acompañadas de un dip de yogur y limón que balancea todos los sabores. Aquí se ven las alitas en una bandeja con el dip servido en un bol dentro de la misma bandeja y una de las alitas con la punta embadurnada de dip.

Las alitas de pollo son un vicio para peques y mayores hechas de mil maneras y es que hay taaaaaantas versiones. A menudo vemos recetas de alitas de pollo fritas que, no lo podemos negar, están buenísimas, pero tienen 2 cosillas:

  1. O tienes una freidora o olla muy grande, o seguro que tendrás que hacer cantidades para más de 2 en tandas.
  2. Si queremos comerlas a menudo… las frituras diarias pues no son lo más conveniente (aunque de nuevo, no significa que no estén de muerte).

Haciéndolas al horno podemos hacer una buena tirada de golpe y es una versión más saludable. Y sí, ¡pueden quedar muy crujientes!

Alitas de pollo crujientes al horno adictivas. Llevan un aliño de ajo y pimentón que es, literal, para chuparse los dedos y van acompañadas de un dip de yogur y limón que balancea todos los sabores. Aquí se ven las alitas con el dip servido en un bol y una de las alitas con la punta embadurnada de dip.

Trucos para Que te Queden Unas Alitas de Pollo al Horno Crujientes

Esta receta es muy muy muy fácil pero para que nos queden unas alitas de pollo crujientes siempre, tenemos que tener en cuenta algunas cosillas:

  • Secar las alitas: permite que luego la piel quede crujiente pero además que el rebozado se adhiera bien.
  • Almidón de maíz: verás que algunas recetas dicen que el ingrediente clave es levadura química (polvos de hornear tipo royal), pero adivina cuál es el ingrediente principal de la levadura química. ¡Almidón de maíz! Este crea una capa sobre la piel de las alitas que ayuda a que quede más crujiente sin necesidad de usar polvos de hornear, que pueden dejar un rastro de sabor raruno.
  • Usar rejilla de horno: pon las alitas sobre una rejilla de horno para que el vapor que sale al cocinarlas tenga por donde escaparse. Sino queda atrapado entre la alita y la superficie de contacto sin dejar que la piel se tueste.
  • No amontonar las alitas: es un truco que siempre os digo cuando hacemos verdura o pollo rebozado al horno y queremos que nos quede crujiente. El motivo es el mismo que en el punto anterior, queremos dejar que el vapor se escape. En este caso lo importante es hornear las alitas en una sola capa y dejando un pequeño espacio entre ellas.
  • Temperatura de horno alta: otro truco que también siempre os remarco. Para conseguir resultados crujientes tenemos que hornear a alta temperatura, por encima de los 200ºC, en algún momento.
  • Dar la vuelta a las alitas: es muy importante dar la vuelta a las alitas para que queden crujientes por todos lados. Dar la vuelta solo requiere unos segundos y es un paso que vale taaaanto la pena (te lo puedo decir por experiencia, que hace poco por pereza no lo hice y adivina qué pasó, no me quedaron crujientes. Esto fue lo único diferente que hice de todo el proceso).

¡IMPORTANTE! Comérselas inmediatamente una vez han salido del horno y se han mezclado con la salsa de mantequilla. Como más tiempo esperen, menos crujientes estarán.

Alitas de pollo crujientes al horno adictivas. Llevan un aliño de ajo y pimentón que es, literal, para chuparse los dedos y van acompañadas de un dip de yogur y limón que balancea todos los sabores. Aquí se ven las alitas de cerca con perejil picado espolvoreado por encima.

El Toque de la Mantequilla de Ajo

Como en esta receta no dejamos las alitas marinándose, algo tenía que hacer para realzar los saborcitos y de ahí esta salsita de mantequilla con ajo, pimentón y cayena.

¿Por qué pongo las especias en la salsita y no en el rebozado? Encuentro que si ponemos especias en el rebozado estas pierden intensidad durante el horneado. Por eso decidí probar con una cobertura que no solo recogiese los sabores que me gustan para unas alitas crujientes, sino que además los realzase.

Verás que yo mezclo esta salsa de mantequilla con las alitas y es porque creo que le aporta un sabor bestial, no realmente opcional XD. Pero si lo prefieres, puedes servir esta mantequilla de ajo a parte a modo dip y mojar las alitas en ella en lugar de en el dip de yogur.

Salsa de mantequilla, ajo, pimentón y cayena para bañar con ella las alitas. ¡Hace que sean literal para chuparse los dedos!

Dip de Yogur y Limón

Las alitas de pollo con la salsita de mantequilla ya están más que buenas peeeeero… Creo que un toque de frescor siempre acompaña bien a platos con picantito y con un pelín de grasa. En concreto, algo lácteo, como el yogur en este caso, va perfecto para compensar el picante y el limón es lo que va perfecto para contrastar con la salsa de mantequilla.

Si no usas este dip, de hecho te recomiendo que añadás limón a la salsa de mantequilla y/o que acompañés las alitas con gajos de limón para que la gente se pueda echar un chorrito si quiere. Yo no añado limón a la salsa de mantequilla simplemente porqué desarollé esta receta como un todo, alitas más dip.

Otras ideas de dips

Dip de yogur y limón para dipear las alitas en él. Las alitas de pollo con la salsita de mantequilla ya están más que buenas peeeeero... un toque de frescor siempre acompaña bien a platos con picantito y con un pelín de grasa. En concreto, algo lácteo, como el yogur en este caso, va perfecto para compensar el picante y el limón es lo que va perfecto para contrastar con la salsa de mantequilla.

¿Puedo Usar Toda la Alita de Pollo?

En esta receta puedes usar tanto el alón – la parte más plana de la alita – como la blanqueta – la parte que parece como un jamoncito. Yo suelo usar solamente alones, como ves en las fotos, porque es la parte que más nos gusta en casa. Eso sí, vamos a descartar la punta de la alita, pero ¡NO LA TIRES! Guarda todas las puntas en el congelador para cuando hagas caldo.

Por otro lado, si usas tanto alón como blanqueta, te recomiendo que cortes la alita de modo que te queden separados. Esto permitirá que queden mejor embadurnados por todos sus recovecos y que sean más fáciles de comer.

Alitas de pollo crujientes al horno adictivas. Llevan un aliño de ajo y pimentón que es, literal, para chuparse los dedos y van acompañadas de un dip de yogur y limón que balancea todos los sabores. Aquí se ven las alitas de cerca con perejil picado espolvoreado por encima.

¿Se Pueden Hacer en Freidora de Aire?

Rotundamente SÍ, pero yo no tengo por lo que no te puedo aconsejar cual sería la mejor temperatura y tiempos. He visto que directo al paladar tiene una receta , que a lo mejor puedes seguir como referencia. Si no mis amigos que tienen me han dicho que suelen venir con un librito de equivalencias que a lo mejor también puedes usar para saber el tiempo y temperatura que necesitas para conseguir unas alitas de pollo crujientes.

Alitas de pollo crujientes al horno adictivas. Llevan un aliño de ajo y pimentón que es, literal, para chuparse los dedos y van acompañadas de un dip de yogur y limón que balancea todos los sabores. Aquí se ven las alitas con el dip servido en un bol y una de las alitas con la punta embadurnada de dip.

Más Aperitivos para Servir con Estas Alitas de Pollo Crujientes al Horno

Si haces esta receta, deja un comentario y una puntuación para que sepa qué te ha parecido. ¡Tu opinión vale millones! Ah, y no te olvides de etiquetarme en Instagram, me encantaría ver tus creaciones. ¡A cocinar!

Alitas de pollo crujientes al horno adictivas. Llevan un aliño de ajo y pimentón que es, literal, para chuparse los dedos y van acompañadas de un dip de yogur y limón que balancea todos los sabores. Aquí se ven las alitas en una bandeja con el dip servido en un bol dentro de la misma bandeja y una de las alitas con la punta embadurnada de dip.
5 from 1 vote

Alitas de Pollo Crujientes al Horno

Estas alitas son adictivas. Llevan una cobertura de ajo y pimentón que es, literal, para chuparse los dedos y van acompañadas de un dip de yogur que balancea todos los sabores.
Imprimir Receta Pin Receta Valora
Tiempo de Preparación5 min
Tiempo de Cocción30 min
Tiempo Total35 min
Sirve: 4
Autor: Paula

Ingredientes

Alitas de Pollo

  • 1,25 kg alitas de pollo - valen tanto el alón como la blanqueta (descartar la punta, sirve para caldo)
  • 3 cdas almidón de maíz - (maizena)
  • 1 cdta pimienta negra
  • 1,5 cdtas sal
  • 4 cdtas aceite de oliva

Salsa de Mantequilla

  • 50 g mantequilla
  • 1 cdta pimentón dulce
  • 1/2 cdta cayena - más o menos según te guste el picante. Ver notas.
  • 2 dientes de ajo - picados o rallados

Dip de Yogur

  • 250 g yogur griego
  • Pizca de sal
  • Ralladura de 1 limón
  • Zumo de 1 limón
  • Hierbas frescas - cebollino, perejil, cilantro, eneldo.. para decorar (opcional)

Instrucciones

Alitas de Pollo

  • Precalienta el horno a 230ºC arriba y abajo sin ventilador (210ºC con ventilador).
  • Seca las alitas de pollo con papel absorvente y ponlas en un bol. Mezcla con el almidón de maíz, pimienta negra, sal y aceite. Tienen que quedar bien embadurnadas.
  • Dispón las alitas sobre una rejilla de horno, dejando un pequeño espacio entre ellas, empezando con la parte de la piel bocarriba (con una bandeja debajo para recoger los jugos y que el horno no quede hecho un desastre) y hornea durante 20 minutos. Dales la vuelta y hornea durante 10 minutos más o hasta que estén crujientes.
  • Mientras las alitas están en el horno prepara el resto.

Dip de Yogur

  • En un bol mezcla el yogur con la sal, ralladura de limón (mejor rallarla directamente encima del bol para conservar todos los aceites esenciales) y el zumo de limón. Reserva. Ve notas si quieres omitir el dip.

Salsa de Mantequilla

  • 5 minutos antes de sacar las alitas del horno prepara la cobertura de las alitas (no lo hacemos antes para que no se solidifique, la queremos bien líquida). Derrite la mantequilla a fuego bajo para que no se tueste. Una vez líquida añade el pimentón, la cayena y el ajo. Remueve durante un par de minutos a fuego lento para que se desprendan todos los sabores. Retira del fuego y reserva.

Servir

  • Saca las alitas del horno, déjalas reposar 1 minuto y ponlas en un bol con los jugos que hayan soltado si lo deseas. Añade la salsa de mantequilla y mezcla bien para que se impregnen por todos lados.
  • Sirve las alitas con hierbas frescas picadas si quieres y el dip de yogur. ¡Disfruta!

Notas

  • Si no te gusta el picante, puedes reemplazar la cayena por pimentón dulce o de la vera par un toque ahumado.
  • Si no usas este dip, te recomiendo que añadas limón a la salsa de mantequilla y/o que acompañes las alitas con gajos de limón para que la gente se pueda echar un chorrito si quiere.

¿Has hecho la receta?

Dime, ¡¿qué te ha parecido?! Deja un comentario a continuación y etiqueta @paulasapron en Instagram y/o usa el hashtag #paulasapron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puntuación de la Receta




Únete a la Conversación

  1. Paula Mir says:

    Buenissimas!!!! Mira que tengo freidora de aire pero lo hice en el hotno y entre el crujiente y la salsita… Uf, nos lo pasamos pipa yo y mi marido! Huhuhu
    El toque de la salsa de yogur tambien nos encanto pero mojamos pan en la de las alitas!
    Gracias guapa!5 stars

    1. Paula Author says:

      Gracias Paula, ¡es que son adictivas! Y lo del pan me encanta jajajajaja Esa salsita de mantequilla es…

Like
Close
Have Fun & Cook with Paula's Apron
© Paula's Apron 2022. All rights reserved.
Close