Canelones de Ossobuco | Paula's Apron

Estos Canelones de Ossobuco son una idea increíble para usar lo que te haya podido sobrar de un guiso o incluso puedes hacer un guiso y convertirlo en estos canelones directamente, porque te aseguro que vale la pena. Quedan súper sabrosos, jugosos y si haces mi receta de ossobuco de ternera estoy segura de que triunfarás. Además, los puedes preparar con antelación y congelarlos incluso, de manera que el día que vayas a comerlos solo tengas que meterlos en el horno. Es de mis recetas favoritas de reaprovechamiento del mundo y siempre siempre siempre con mucha bechamel.

Nota: la receta completa, incluidas las cantidades de los ingredientes, se puede encontrar en la parte inferior de esta página. Simplemente ve hacia abajo o haz clic en el botón «Salta a la Receta» que encontrarás arriba del todo de esta publicación.

Estos Canelones de Ossobuco son una idea increíble para usar lo que te haya podido sobrar de un guiso o incluso puedes hacer un guiso y convertirlo en estos canelones directamente, porque te aseguro que vale la pena. Quedan súper sabrosos, jugosos y si haces mi receta de ossobuco de ternera estoy segura de que triunfarás. Además, los puedes preparar con antelación y congelarlos incluso, de manera que el día que vayas a comerlos solo tengas que meterlos en el horno. Es de mis recetas favoritas de reaprovechamiento del mundo y siempre siempre siempre con mucha bechamel. | Receta de Paula's Apron

Los canelones siempre me recuerdan a mi abuela paterna, de la que cogí el amor por cocinar. Es una receta para darte cariño o dárselo a los que quieras, porque no hace falta que sea navidad para comer canelones (mientras no haga un calor infernal, siempre entran bien ¿o no?).

Antes de fiestas os compartí un guiso con ossobuco que serví como tacos para dar una idea distinta de como presentarlo y variar del clásico puré de patatas, pan, polenta… Y lo que me sobró lo he usado para hacer estos canelones, pero la idea también te sirve para un rabo de toro o unas carrilleras por ejemplo. Mi abuela paterna hacía el relleno de cero, al estilo más tradicional, y tengo apuntado subiros su versión también, pero estoy segura que estaría orgullosa de esta.

Estos Canelones de Ossobuco son una idea increíble para usar lo que te haya podido sobrar de un guiso o incluso puedes hacer un guiso y convertirlo en estos canelones directamente, porque te aseguro que vale la pena. Quedan súper sabrosos, jugosos y si haces mi receta de ossobuco de ternera estoy segura de que triunfarás. Además, los puedes preparar con antelación y congelarlos incluso, de manera que el día que vayas a comerlos solo tengas que meterlos en el horno. Es de mis recetas favoritas de reaprovechamiento del mundo y siempre siempre siempre con mucha bechamel. | Receta de Paula's Apron

Notas sobre Los Ingredientes para Estos Canelones de Ossobuco

Al final de todo tienes la receta detallada para hacer estos canelones de ossobuco con las cantidades, pero aquí te dejo algunas notas sobre los ingredientes e ideas de sustitución.

  • Pasta para Canelones: puedes usar los tubos para canelones, placas o hacerla casera. Yo hoy uso placas por ser como los aprendí a hacer. Tienes placas que requieren cocción y placas que con una hidratación en agua caliente simplemente es suficiente. Usa las que quieras.
  • Champiñones: preferiblemente portobello. Aportan sabor y textura, haciendo que el canelón tenga mejor mordida por intentar describirlo de alguna manera.
  • Carne de Guiso: yo he usado la carne que me sobró de hacer estos Tacos de Ossobuco de Ternera, pero puedes usar carrilleras o rabo de toro para los canelones de hoy. Tendremos que desmigar la carne bien antes de usarla.
  • Salsa del Guiso: simplemente asegúrate de que está bien triturada y de que no tiene tropezones. Esta va a ayudar a que quede un relleno más meloso y sabroso, junto con la cebolla caramelizada. En el caso de la bechamel, la salsa va a darle un toque especial, pero no es imprescindible.
  • Cebolla Caramelizada: como con la salsa, aporta melosidad. Puedes comprar cebolla caramelizada ya hecha o bien hacerla casera. En mis dos recetas a continuación explico como hacerla de forma rápida en mi Pizza de Patata y Burrata y la versión más tradicional (y con más sabor) en mi Dip de Queso y Cebolla Caramelizada al Horno.
  • Queso: para gratinar los canelones. Yo uso emmental por homenaje a mi abuela, que además le va genial a este relleno, pero puedes sustituirlo por gruyère o comté, también quedarían muy bien. Si usas queso ya rallado asegúrate de que no tenga aditivos ni almidones, ya sabes que yo siempre recomiendo comprar el taco y rallarlo en casa para asegurarte la mejor calidad.
  • Bechamel: yo siempre la hago casera, es fácil y para mi es como sale más buena. Pero si quieres usar ya hecha para acelerar no te voy a juzgar :P.
  • Sal, Pimienta y Nuez Moscada: para sazonar el relleno y la bechamel. La pimienta puede ser negra o blanca al gusto. Uses la que uses te recomiendo que la muelas al momento para que el aroma sea el máximo. Igualmente con la nuez moscada, te recomiendo que compres la nuez entera y la ralles al momento.

Consejos y Trucos para Que Te Salgan Unos Canelones de Ossobuco Perfectos

Realmente no hay muchos misterio para clavar estos canelones de ossobuco, si acaso lo que tiene un poco más de intríngulis es la bechamel. Peeeero como siempre te dejo algunas recomendaciones para asegurarnos de que no la liamos.

  • Extiende las placas para los canelones sobre un paño o trapo de cocina liso. Esto evitará que la pasta se pegue y que luego no puedas enrollar los canelones.
  • Desmiga bien la carne para el relleno para que no queden tropezones, así cuando los vayas a disfrutar tendrás un bocado suave y meloso cada vez.
  • Corta los trozos de champiñones en cubos, no en láminas, para que el relleno quede con una textura más jugosa.
  • No te pases con la cantidad de relleno en cada canelón, porque si lo haces no los podrás cerrar bien y luego se te van a desmontar al pasarlos a la fuente de horno o al servirlos.
  • Para evitar que la bechamel tenga grumos, añade la leche a temperatura ambiente y poco a pocoremoviendo con energía. Si te ha quedado algún grumo pero, NO TE PREOCUPES. Usa una batidora y tritura la bechamel o bien pásala por un colador.

Cómo Conservar Canelones Ya Cocinados

Si te sobran canelones de ossobuco, puedes conservarlos en la nevera o incluso congelarlos (si quieres prepararlos con antelación, te lo cuento en el siguiente apartado).

En la nevera: deja que los rollitos se enfríen y guárdalos con la salsa de tomate en un recipiente hermético en la nevera hasta 3 días.

En el congelador: deja que los rollitos se enfríen y guárdalos con la salsa de tomate en un recipiente hermético. Consérvalos hasta 3 meses en el congelador. Si haces mucha cantidad, te recomiendo que congeles las cantidades que crees que usarías para una comida en distintos recipientes, ya que una vez las descongeles no se deberían de volver a congelar.

Estos Canelones de Ossobuco son una idea increíble para usar lo que te haya podido sobrar de un guiso o incluso puedes hacer un guiso y convertirlo en estos canelones directamente, porque te aseguro que vale la pena. Quedan súper sabrosos, jugosos y si haces mi receta de ossobuco de ternera estoy segura de que triunfarás. Además, los puedes preparar con antelación y congelarlos incluso, de manera que el día que vayas a comerlos solo tengas que meterlos en el horno. Es de mis recetas favoritas de reaprovechamiento del mundo y siempre siempre siempre con mucha bechamel. | Receta de Paula's Apron

Algunas Preguntas Frecuentes

¿Puedo preparar los canelones con antelación?

¡Por supuesto! Tienes dos opciones:

  • Congelar los canelones enrollados, pasta y relleno solo. Para ello, disponlos en una bandeja con papel de horno. Llévalos al congelador y una vez congelados ya los puedes guardar en recipientes herméticos. Cuando los vayas a usar, te recomiendo descongelarlos primero dispuestos en la fuente de horno que vayas a usar (si se descongelan dentro del recipiente pueden desmontarse cuando los cojas, si los mueves congelados, problema resuelto). Si los cocinas desde congelados mientras que la bechamel no lo está, esta puede quedarse demasiado espesa para cuando los canelones estén listos.
  • Congelar los canelones con su bechamel y queso por encima. En este caso te recomiendo congelarlos en porciones para que puedas disfrutarlos cuando quieras o si es para hacerlos para un grupo otro día, congélalos directamente en una fuente grande. Cuando los vayas a disfrutar, puedes sacarlos del congelador el día anterior y dejar que se descongelen en la nevera o bien cocinarlos directamente desde congelados, primero a 180ºC unos 20-30 minutos hasta que se descongelen y hayan cogido temperatura y luego el gratinado. A mi me gusta siempre descongelarlos primero para no correr el riesgo de que me queden fríos por el centro.
Canelones de ossobuco con bechamel y queso en una fuente de barro sin hornear.

Más Recetas Tradicionales

Vídeo Receta

La receta detallada en formato imprimible la tienes justo debajo.

Si haces esta receta de Canelones de Ossobuco, deja un comentario y una valoración para que sepa qué te ha parecido. ¡Tu opinión vale millones! Ah, y no te olvides de etiquetarme en Instagram, me encantaría ver tus creaciones. ¡A cocinar!

Estos Canelones de Ossobuco son una idea increíble para usar lo que te haya podido sobrar de un guiso o incluso puedes hacer un guiso y convertirlo en estos canelones directamente, porque te aseguro que vale la pena. Quedan súper sabrosos, jugosos y si haces mi receta de ossobuco de ternera estoy segura de que triunfarás. Además, los puedes preparar con antelación y congelarlos incluso, de manera que el día que vayas a comerlos solo tengas que meterlos en el horno. Es de mis recetas favoritas de reaprovechamiento del mundo y siempre siempre siempre con mucha bechamel. | Receta de Paula's Apron
5 de 2 votos

Canelones de Ossobuco

Estos Canelones de Ossobuco son una idea increíble para usar lo que te haya podido sobrar de un guiso o incluso puedes hacer un guiso y convertirlo en estos canelones directamente, porque te aseguro que vale la pena. Quedan súper sabrosos, jugosos y si haces mi receta de ossobuco de ternera estoy segura de que triunfarás. Además, los puedes preparar con antelación y congelarlos incluso, de manera que el día que vayas a comerlos solo tengas que meterlos en el horno. Es de mis recetas favoritas de reaprovechamiento del mundo y siempre siempre siempre con mucha bechamel.
Imprimir Receta Pin Receta Valora
Tiempo de Preparación35 minutos
Tiempo de Cocción15 minutos
Tiempo Total50 minutos
Sirve: 21 canelones
Autor: Paula

Ingredientes

Para el Relleno

  • 21 placas de pasta para canelones - puede ser de las que solo necesitan hidratarse o de las que necesitan cocerse.
  • 175 g de champiñones - preferiblemente portobello, cortados a dados.
  • 500 g de carne de ossobuco - desmigada. Ver notas.
  • 50 g de cebolla caramelizada - ver notas.
  • 200 ml de salsa del ossobuco - ver notas
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Sal

Para la Bechamel (cantidades para una bandeja)

  • 40 g de mantequilla - sin sal
  • 40 g de harina
  • 750 ml de leche - preferiblemente entera, a temperatura ambiente
  • 2 cdtas de sal
  • 1/2 cdta de pimienta negra - blanca o negra al gusto
  • 1/4 cdta de nuez moscada
  • 2 cdas de salsa del ossobuco - opcional

Para Gratinar

  • Emmental - cantidad al gusto. Puedes sustituirlo por gruyère o comté. Si usas queso ya rallado asegúrate de que no tenga aditivos ni almidones.

Instrucciones

  • Empieza hidratando o cociendo las placas de pasta para canelones según las instrucciones del paquete.
  • Mientras, cubre la base de una sartén grande con aceite y caliéntalo a fuego medio. Añade las setas y saltéalas hasta que estén doradas, unos 10 minutos. Sala con media cucharadita de sal y añade la carne del ossobuco desmigada, la cebolla caramelizada y la salsa. Mezcla para que todo quede bien integrado y cocínalo durante un par de minutos. Retira del fuego y reserva.
  • Escurre las placas de pasta que ya deberían de estar listas, pásalas debajo de agua fría para parar su cocción y disponlas sobre un paño liso (si las pones directamente sobre una superficie de trabajo, corres el riesgo de que se te queden pegadas).
  • Pon un par de cucharadas de relleno sobre cada placa, dejando un dedo y medio del extremo más cercano a ti. Enrolla los canelones, apretando ligeramente mientras lo haces y asegurándote de que no salga el relleno (si ves que no cierra bien, saca relleno y a repetir). Reserva.
  • Precalienta el horno a 200ºC.
  • Para la bechamel, derrite la bechamel en un cazo a fuego medio. Añade la harina y cuécela removiendo constantemente durante un par de minutos. Tiene que empaparse de la mantequilla y perder el sabor a harina cruda. Llegados a este punto vamos a añadir el líquido en tandas a fuego medio, medio-bajo. Añadimos 1/4 de la leche, mezclando vigorosamente. Una vez veas una mezcla homogénea, añade otra cuarta parte de la leche removiendo constantemente. Cuando vuelvas a ver una mezcla homogénea vierte otro cuarto, repite y añade la leche que queda. Sazona con la sal, pimienta y nuez moscada y añade la salsa del ossobuco si la usas. Lleva a un hervor suave sin dejar de remover y cocina la bechamel hasta que haya espesado un poco (tiene que quedar textura de crema). Prueba y rectifica de sal y especias si hace falta. Si ves que te ha queda demasiado densa puedes corregir la textura añadiendo un poquito de leche sin dejar de remover. Si te han quedado grumos, puedes triturarla con batidora o pasarla por un colador
  • Cubre las bandejas o fuentes aptas para horno donde vayas a hornear los canelones con una capa fina de bechamel. Coloca los canelones en ellas y nápalos con la bechamel restante.
  • Ralla el queso emmental por encima y hornea a 200ºC durante 10 minutos. Enciende el grill y gratínalos durante unos 3 minutos más hasta que el queso se haya dorado. ¡A disfrutar!

Notas

  • Las medidas cucharadas (cdas) y cucharaditas (cdtas) son de las cucharas medidoras estándar (1 cda = 15 ml, 1 cdta = 5 ml).
  • Carne para el relleno:
    • Aquí puedes ver mi receta de ossobuco de ternera: https://paulasapron.com/tacos-de-ossobuco-de-ternera/.
    • Puedes sustituir la carne del relleno por carrilleras o rabo de toro por ejemplo.
  • Cebolla Caramelizada: en mis dos recetas a continuación explico como hacer cebolla caramelizada.
    • Versión rápida: https://paulasapron.com/pizza-de-patata-y-burrata-con-trufa/
    • Versión larga (la que aporta más sabor): https://paulasapron.com/dip-de-queso-y-cebolla-caramelizada-al-horno/
  • Salsa del Ossobuco: tanto en el relleno como en la bechamel puedes poner más o menos según lo que te haya sobrado. En el caso del relleno, si quieres poner más, simplemente vigila de que no te quede demasiado líquido. En cuanto a la bechamel, si quieres poner más salsa, reduce proporcionalmente la cantidad de leche.

¿Has hecho la receta?

Dime, ¡¿qué te ha parecido?! Deja un comentario a continuación y etiqueta @paulasapron en Instagram y/o usa el hashtag #paulasapron.

5 from 2 votes (2 ratings without comment)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puntuación de la Receta




Close
Have Fun & Cook with Paula's Apron
© Paula's Apron 2023. All rights reserved.
Close