Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas | Paula's Apron

Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas

4.5K

Unas buenas albóndigas tienen que ser mulliditas, jugosas, nada densas y, obviamente, tener un sabor que alucinas. Te prometo que estas Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas cumplen con todos los requisitos y además te van a sorprender. El pesto no solo va como topping sino también mezclado en la masa de las albóndigas lo que les da un toque único tanto de sabor como de textura. Y bueno, como salsa, una clásica de tomate que no puede quedar mejor con esta combinación de sabores. Para terminar un poco de queso y a que se funda en el horno más un extra de pesto. Sírvelas con el acompañamiento que más te guste y ¡una comida de domingo perfecta lista!

Nota: la receta completa, incluidas las cantidades de los ingredientes, se puede encontrar en la parte inferior de esta página. Simplemente ve hacia abajo o haz clic en el botón «Salta a la Receta» que encontrarás arriba del todo de esta publicación.

Estas Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas, mulliditas, jugosas, nada densas y, obviamente, con un sabor que alucinas, se van a convertir en tu nueva receta para transportarte a la infancia. El pesto no solo va como topping sino también mezclado en la masa de las albóndigas lo que les da un toque único tanto de sabor como de textura. Y bueno, como salsa, una clásica de tomate que no puede quedar mejor con esta combinación de sabores. Para terminar un poco de queso y a que se funda en el horno más un extra de pesto. Sírvelas con el acompañamiento que más te guste y ¡una comida de domingo perfecta lista! | Receta de Paula's Apron

Las albóndigas para mi son un plato de infancia en toda regla, sean del tipo que sean, y lleven la salsa que lleven. Desde que no está mi abuela paterna, como muchas menos que de pequeña pero desde que me independicé, de tanto en cuanto hago porqué me encantan. Compartí la receta de mi abuela por insta hace tiempo (sí sí, lo sé, tengo que subirla aquí aún) pero bueno hoy os traigo otra realmente increíble.

La combinación de sabores para esta receta de albóndigas con salsa de tomate me vino porqué de la abuela, pensé en mi padre y de ahí en el italiano donde solía ir a comer con mis padres y hermana muchos fines de semana. Y bueno, un día hace más de 2 décadas mi padre me descubrió ahí una combinación de sabores de la que estoy enamorada hasta la fecha: espaguetis boloñesa-pesto (de ahí a que haya bautizado esta receta como Albóndigas a la Italiana). Estas albóndigas hacen honor a esta mezcla, a mi padre y a mi abuela, creo que las hubiesen aprobado con un 12/10.

Estas Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas, mulliditas, jugosas, nada densas y, obviamente, con un sabor que alucinas, se van a convertir en tu nueva receta para transportarte a la infancia. El pesto no solo va como topping sino también mezclado en la masa de las albóndigas lo que les da un toque único tanto de sabor como de textura. Y bueno, como salsa, una clásica de tomate que no puede quedar mejor con esta combinación de sabores. Para terminar un poco de queso y a que se funda en el horno más un extra de pesto. Sírvelas con el acompañamiento que más te guste y ¡una comida de domingo perfecta lista! | Receta de Paula's Apron

Notas Sobre los Ingredientes para Esta Receta de Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas

  • Carne picada: yo uso una mezcla de cerdo y ternera. Siempre pido que me la piquen en la charcutería y que la de cerdo tenga un poco de panceta porqué esa grasita luego se traduce en jugosidad y sabor.
  • Pan rallado: en este caso uso panko preferiblemente, que es el pan rallado típico japonés. Encuentro que gracias a su grano más grueso que el del clásico pan rallado nuestro, hace que la mezcla de carne quede menos apelmazada. También lo vamos a usar para rebozarlas antes de freír y así conseguir un exterior extra crujiente.
  • Leche: ayuda con la esponjosidad y humedad (como en el caso de un bizcocho). Junto con el pan rallado crean lo que se conoce como panade que es crucial para conseguir que la carne picada no quede apelmazada e híper densa (lo explico a continuación en detalle 🙂 ).
  • Huevos: es lo que ayudan a ligar todos los ingredientes de la masa de la albóndiga.
  • Perejil: ¿cuando has visto tu en este país unas albóndigas sin perejil? 😛
  • Pesto: el toque de albahaca le da un sabor increíble a la mezcla, igual que los quesos, que además junto con el aceite y los piñones del pesto ayudan a conseguir una jugosidad única en esta receta de albóndigas. Puedes ver aquí la receta de mi pesto de albahaca casero.
  • Salsa de Tomate: yo lo hago casera con tomate triturado, cebolla, ajo, aceite y sal, pero puedes usar ya hecha siempre y cuando tenga buenos ingredientes.
  • Mozzarella: un queso italiano por antonomasia y hoy lo usamos fresco simplemente porqué lo encuentro más fácilmente.
  • Parmesano: toque opcional sobretodo por como queda como presentación.
  • Sal: que no le falte sazón al plato, aunque vigila, porqué si compras carne picada ya preparada (aunque sea de tu carnicero de confianza) puede que ya lleve sal porqué ayuda a conservarla mejor.
  • Aceite de oliva: necesario para freír las albóndigas.
Albóndigas rebozadas con panko friéndose en una sartén con aceite

¿Por Qué se Añade Leche y Pan Rallado a Las Albóndigas?

Sean albóndigas a la italiana o no, la mezcla de pan y leche es un clásico para hacer albóndigas. Y es que aunque las abuelas no sepan de la ciencia de la comida, con la mano de la experiencia siempre la clavan. Esta mezcla es clave para conseguir unas albóndigas extra esponjosas. Pero vamos con el motivo un poco científico de porqué esta combinación tan básica justo nos ayuda a conseguir este resultado.

Para empezar, esta mezcla se conoce como panade (un término culinario francés) que consiste en mezclar un almidón con un líquido. La parte del almidón puede ser pan, pan rallado como el panko de hoy o el pan rallado clásico, galletitas saladas, etc… Y la parte líquida puede ser tanto leche, como agua, buttermilk, yogur, caldo…

Al mezclar el líquido con el almidón, este se activa y forma como un «gel» que actúa como si fuese una grasa que lubrica las fibras de proteína en la carne. Esto ayuda a que la carne en la albóndiga por consecuencia no se apelmace y evita que se forme una matriz densa. En el caso de la leche además, sus encimas también ayudan a enternecer la carne.

Masa para albóndigas a la italiana con pesto en un bol. Súper tiernas y jugosas.

Con Qué Servir Estas Albóndigas

Si buscas un plato un poco más ligero, por ejemplo en verano, puedes servirlas con una ensalada, a mi me encantan con rúcula. Si en cambio quieres convertirlo en un plato de comfort food del bueno, sírvelas con puré de patata, pasta, polenta o arroz que van genial para absorber toda la salsa de tomate.

Estas Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas, mulliditas, jugosas, nada densas y, obviamente, con un sabor que alucinas, se van a convertir en tu nueva receta para transportarte a la infancia. El pesto no solo va como topping sino también mezclado en la masa de las albóndigas lo que les da un toque único tanto de sabor como de textura. Y bueno, como salsa, una clásica de tomate que no puede quedar mejor con esta combinación de sabores. Para terminar un poco de queso y a que se funda en el horno más un extra de pesto. Sírvelas con el acompañamiento que más te guste y ¡una comida de domingo perfecta lista! | Receta de Paula's Apron

Trucos y Consejos para Que Te Queden Unas Albóndigas Perfectas

Para mi hay 3 cosas esenciales a tener en cuenta para que te queden unas albóndigas súper esponjosas y una más general a considerar en frituras:

  1. La panade, que hemos visto un poco más arriba (por lo que no te saltes echar leche, o en su defecto un líquido como caldo que daría más sabor que si usásemos agua).
  2. Mezcla los ingredientes de la albóndiga con las manos hasta que estén integrados lo justo. Hacerlo con las manos te permitirá notar bien que no sobreamasas la mezcla, lo que podría hacer que quedasen unas albóndigas menos tiernas. Además, como la masa lleva pesto, su aceite permitirá que luego puedas formar bien las albóndigas sin que se te peguen en las manos.
  3. No aprietes la carne cuando formes las albóndigas. Fórmalas pasándolas de una mano a la otra para evitar compactarlas.
  4. Fríe las albóndigas idealmente a 180ºC para que no chupen el aceite y queden aceitosas. Cuando las termines de freír, pásalas a un plato con papel absorbente o rejilla con espacio debajo para que escurran cualquier exceso de aceite.
Albóndigas rebozadas con panko y fritas en un plato con papel absorbente

Como Conservar Estas Albóndigas a La Italiana con Salsa de Tomate

En la nevera: deja que las albóndigas se enfríen y guárdalas con la salsa de tomate en un recipiente hermético en la nevera hasta 3 días.

En el congelador: deja que las albóndigas se enfríen y guárdalas con la salsa en un recipiente hermético. Consérvalas hasta 3 meses en el congelador. Si haces mucha cantidad, te recomiendo que congeles las cantidades que crees que usarías para una comida en distintos recipientes, ya que una vez las descongeles no se deberían de volver a congelar.

Albóndigas rebozadas con panko en un plato sin freír

Algunas Preguntas Frecuentes

¿Puedo preparar estas albóndigas con antelación?

De hecho, es una de esas recetas ideales para hacer con antelación. Puedes preparar la salsa y las albóndigas por separado y congelarlas para otro día y así montar un platazo en un abrir y cerrar de ojos. En cuanto a las albóndigas, si tenías la carne congelada, para recongelarlas tendrás que freírlas primero. Si la carne no había estado congelada, también tienes la opción de congelarlas con la forma hecha, rebozadas pero sin freír.

Puedes preparar también las albóndigas con la salsa el día de antes y dejarlo ya listo en una fuente de horno cubierta en la nevera. Antes de comer, pon la mozzarella o el queso que prefieras por encima y para el horno :).

¿Puedo usar otro queso que no sea mozzarella fresca?

Sí, sin ningún problema. Si te gustan quesos que se «estiren» puedes usar provolone, mozzarella curada, urgèlia… Si prefieres quesos que queden por decirlo de alguna manera más crujientes al tostarse, entonces usa gruyère o emmental.

¿Puedo usar pan rallado en lugar de panko?

¡Sí! Aunque ten en cuenta que puede que la albóndiga no quede tan tierna. Pare rebozar las albóndigas vas a necesitar más cantidad ya que por mismo peso ocupan mucho menos volumen que el panko porqué el pan es mucho más fino.

¿Qué salsa de tomate recomiendas?

Para unas buenas albóndigas con salsa de tomate, yo siempre recomiendo hacerla casera, ya que no cuesta nada y podemos controlar bien los ingredientes que lleva. Para esta receta de Albóndigas a la Italiana con Pesto siempre hago la salsa de la siguiente forma: sofrío media cebolla con un poco de ajo y le hecho un bote de los de 670 g de tomate triturado más el agua que uso para enjuagar el bote y aprovechar hasta la última gota de tomate triturado. Un poco de sal, una pizca de bicarbonato para compensar la acidez y a que haga chup-chup durante una media horita (no la quiero espesa para que haga una buena cama para las albóndigas). Además, puedes hacer la salsa con antelación y conservarla al vacío o congelarla.

Si prefieres una opción más rápida, siempre puedes usar una salsa tipo la marinara o salsa de tomate con albahaca ya preparada. Fíjate en que lleve buenos ingredientes.

¿Cómo podríamos hacer el pesto casero?

Aquí tienes mi receta del pesto de albahaca tradicional :).

Estas Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas, mulliditas, jugosas, nada densas y, obviamente, con un sabor que alucinas, se van a convertir en tu nueva receta para transportarte a la infancia. El pesto no solo va como topping sino también mezclado en la masa de las albóndigas lo que les da un toque único tanto de sabor como de textura. Y bueno, como salsa, una clásica de tomate que no puede quedar mejor con esta combinación de sabores. Para terminar un poco de queso y a que se funda en el horno más un extra de pesto. Sírvelas con el acompañamiento que más te guste y ¡una comida de domingo perfecta lista! | Receta de Paula's Apron

Más Recetas de Albóndigas Que Te Encantarán

Y aquí tienes un montón de recetas de inspiración italiana deliciosas.

Vídeo Receta

La receta detallada en formato imprimible la tienes justo debajo.

Nota: he hecho una actualización en el paso a paso de la receta para que te salgan unas albóndigas aún más tiernas si cabe, por lo que verás que el paso de mezclar los ingredientes es ligeramente distinto al vídeo (quédate con el paso a paso del imprimible).

Si haces esta receta de Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas, deja un comentario y una valoración para que sepa qué te ha parecido. ¡Tu opinión vale millones! Ah, y no te olvides de etiquetarme en Instagram, me encantaría ver tus creaciones. ¡A cocinar!

Estas Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas, mulliditas, jugosas, nada densas y, obviamente, con un sabor que alucinas, se van a convertir en tu nueva receta para transportarte a la infancia. El pesto no solo va como topping sino también mezclado en la masa de las albóndigas lo que les da un toque único tanto de sabor como de textura. Y bueno, como salsa, una clásica de tomate que no puede quedar mejor con esta combinación de sabores. Para terminar un poco de queso y a que se funda en el horno más un extra de pesto. Sírvelas con el acompañamiento que más te guste y ¡una comida de domingo perfecta lista! | Receta de Paula's Apron
4.7 de 9 votos

Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas y Jugosas

Albóndigas a la Italiana con Pesto y Salsa de Tomate Súper Esponjosas, mulliditas, jugosas, nada densas y, obviamente, con un sabor que alucinas. Sírvelas con el acompañamiento que más te guste y ¡una comida de domingo perfecta lista!
Imprimir Receta Pin Receta Valora
Tiempo de Preparación15 minutos
Tiempo de Cocción45 minutos
Tiempo Total1 hora
Sirve: 4 personas
Autor: Paula

Ingredientes

Para las Albóndigas

  • 250 g de carne de ternera picada
  • 250 g de carne de cerdo picada
  • 70 g de panko - 20 g para la masa y el resto para rebozar. Puedes usar pan rallado (para rebozar vas a necesitar más cantidad).
  • 2 huevos L
  • 30 ml de leche
  • 1 cda de perejil fresco picado
  • 100 g de pesto genovés - ver notas.
  • 1 cdta de sal - ten en cuenta que según lo salado que sea tu pesto y si la carne que compras lleva sal, puede ser que no necesites echar esta cucharadita.
  • Aceite - para freír. Yo uso de oliva virgen extra de arbequina que es suave y tiene un punto de humeo suficiente.

Para la Salsa de Tomate (ver notas)

  • 1/2 cebolla - picada finamente
  • 2 dientes de ajo - finamente picados
  • 670 g de tomate triturado
  • 1 cdta de sal
  • 1 pizca de bicarbonato de sodio

Para servir

  • 250 g mozzarella fresca - peso escurrido
  • 3 cdas de pesto
  • Parmesano - opcional
  • Polenta - arroz, pasta, puré de patatas o ensalada

Instrucciones

  • Si vas a usar salsa de tomate ya hecha, empieza por precalentar el horno a 180ºC (ver notas).

Para hacer las Albóndigas

  • Pon en un bol grande el panko y la leche. Mezcla hasta que ambos ingredientes estén totalmente integrados y deja que la mezcla repose un par de minutos. Añade el huevo batido, el perejil, el pesto y la sal e intégralo todo bien, hasta que veas una mezcla homogénea. Añade la carne de ternera y de cerdo y mézclalo todo con las manos preferiblemente, sin apretar demasiado, lo justo para que todos los ingredientes se integren. Tenemos que evitar sobreamasar y compactar la mezcla para que queden unas albóndigas muy tiernas al final. Deja que la masa repose en nevera media hora para que se asiente (mientras puedes hacer la salsa de tomate si quieres).
  • Da forma a las albóndigas cogiendo un poco de carne y boleándolas con las manos, vigilando de no apretujar la carne y resérvalas en un plato mientras las vas formando. Te saldrán 12 albóndigas de unos 65 g cada una. Yo les doy forma primero a todas antes de rebozarlas para luego ajustar tamaños si me he pasado con alguna y quedado corta con otra (así no tengo que pesar las porciones).
  • Pon el panko para rebozar en un plato y pasa las albóndigas por él. Vuelve a darles un poco de forma si hace falta mientras las rebozas.
  • Cubre una sartén con un dedo de aceite y calienta a fuego medio. Una vez esté caliente, idealmente a 180ºC, añade las albóndigas y fríelas unos 2-3 minutos por lado hasta que veas la superficie dorada. Simplemente queremos sellar la superficie, se cocerán un poco más en el horno (si no quieres hacer el paso final del horno, entonces fríe durante unos 5 minutos por lado para que queden completamente hechas). Saca las albóndigas de la sartén y reserva en un plato con papel absorbente o sobre una rejilla.

Para la Salsa de Tomate

  • Si preparas la salsa después de haber cocinado las albóndigas, escurre el aceite de la sartén donde las has freído y en la misma añade 4 cucharadas del aceite de fritura de las albóndigas. Sino, añade 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Añade la cebolla y el ajo y sofríe hasta que la cebolla esté translúcida, tarda unos 5 minutos. Añade la salsa de tomate, pasa un poco de agua por el tarro para reaprovecharlo todo y añádelo a la sartén. Echa la sal y el bicarbonato, remueve bien y deja que haga chup-chup una media hora vigilando de que no espese demasiado (si hace falta echa un pelín de agua).
  • Si haces la salsa de tomate casera, precalienta el horno a 180ºC mientras la salsa de tomate hace chup-chup.

Para servir

  • Pon la salsa de tomate en una fuente de horno y las albóndigas encima. Opcionalmente ralla parmesano por encima. Reparte la mozzarella por la superficie y hornea durante 20 minutos hasta que el queso se haya derretido.
  • Saca del horno y reparte un poco de pesto por la fuente.
  • Sirve con arroz, pasta, polenta, puré de patatas o con ensalada para una versión más ligera y ¡a disfrutar!

Notas

  • Aquí tienes mi receta del pesto de albahaca tradicional :).
  • Puedes saltarte el paso de hacer salsa de tomate y usar salsa ya hecha como una buena salsa marinara o salsa de tomate con albahaca. 
  • Si no quieres terminar el plato con queso fundido, puedes ahorrarte el horno, por lo que no sería necesario precalentarlo (simplemente tendrás que freír las albóndigas durante un poco más de tiempo como queda indicado en el paso a paso).

¿Has hecho la receta?

Dime, ¡¿qué te ha parecido?! Deja un comentario a continuación y etiqueta @paulasapron en Instagram y/o usa el hashtag #paulasapron.

4.67 from 9 votes (4 ratings without comment)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puntuación de la Receta




Únete a la Conversación

  1. María Pla Noguera says:

    Me encanta Paula, las albóndigas es una comida para triunfar pero esta receta concretamente es de 10, gracias ❤️5 stars

    1. Paula Author says:

      comentarios así para mi son de 12 (L)(L) Gracias gracias gracias Maria!

  2. Que pasada! me encanta lo de ponerle pesto en el interior de la albóndiga! Brutales!5 stars

    1. Paula Author says:

      El pesto las hace realmente tan especiales! No solo por el sabor, sino que además ayuda a que la textura quede increíble 🙂

  3. Hice la receta y es maravillosa! Las mejores albondigas, lejos5 stars

    1. Paula Author says:

      MUCHAS MUCHAS MUCHAS gracias!! 🙂

  4. Son buenisimas! Las hice ayer! Brutales!!! Salen muy muy esponjosas! Gracias por compartir la receta!5 stars

    1. Paula Author says:

      Estoy tan contenta de que te hayan encantado!!! 😀

  5. Paula las albóndigas están riquísimas! Han triunfado en casa, para repetir y repetir!! que sabor tan rico aporta el pesto 😍5 stars

    1. Paula Author says:

      Muchísimas muchísimas gracias Mayra 🙂 Realmente el pesto es el punto clave en esta receta! 😀

Close
Have Fun & Cook with Paula's Apron
© Paula's Apron 2023. All rights reserved.
Close